La bicicleta plegable más ligera y pequeña para ciudad

bicicleta-plegable-ligera

Robusta y pesada no puede ser, eso está claro. Si estás buscando una bicicleta plegable lo suyo es que sea ligera y pequeña. ¿Por qué? Pues porque, si no necesitases esas características, estarías buscando una de un tamaño tradicional. Pero para encontrar ese modelo perfecto para ti, ¿en qué debes fijarte? ¿Qué elementos hacen que sea cómoda de llevar y que ocupe poco espacio? Sigue leyendo y descúbrelo. Además, ¡también te diremos cuál es nuestra favorita!

¿Por qué necesitas una bicicleta plegable ligera?

Vas en diferentes medios de transporte

El pasar del bus al tren la bici, debe ser una transición cómoda y sin ningún tipo de complicación. No quieres tardar 5 minutos plegándola o quedándote fuera del vagón del metro por no tener sitio para tu acompañante de dos ruedas. Claramente, necesitas una bicicleta que sea muy sencilla de llevar y transportar. 

En estos casos, no solo es importante que la estructura quede en un menor tamaño al plegarse, sino también que sea sencilla de llevar de un lugar a otro. Es decir, no es lo mismo que los 11 kg se quede en apenas un cubo de 50 x 50 cm, que está genial, que ese cubo sea fácil de transportar. Quizá que quede un poco más amplia pero que puedas llevarla sobre las ruedas con una sola mano es más conveniente. Además, si al plegarla tanto luego tienes que cargar con 10 kg en peso muerto, puede convertirse en un inconveniente para la salud de tu espalda. 

 Quieres ahorrar gasolina y tiempo

Si lo que quieres es ahorrarte los atascos (y, de paso, ayudar a tu salud y al planeta) y cambiar tus trayectos en coche al trabajo por rutas en bici, fenomenal. Pero revisa que esta sea lo suficientemente pequeña como para que quepa en tu oficina y en tu piso. 

¿Parece una contradicción con el punto anterior? Sí, pero no lo es. Si tiene diferentes niveles de plegado, puede que con uno solo puedas transportarla sobre sus propias ruedas sin mayor problema. Pero que, si avanzas un poco más en el plegado, te permita guardarla en cualquier lugar. 

  Tienes muy poco espacio para guardarla

El problema del espacio en las grandes ciudades es cada vez mayor. Si tienes muy poco hueco en tu piso o en la oficina, apostar por una bicicleta plegable pequeña es una opción ideal para ti. Ahora bien, mide concienzudamente el espacio disponible antes de comprar cualquier modelo para que puedas hacerte con aquella y que quepa en esas dimensiones. Llegar a casa y, una vez dentro, compruebes que no te cabe en ese rincón que habías planteado para ella, es una auténtica faena. 

Necesitas que sea fácil de transportar

¿Los transbordos en metro que tienes que hacer a diario son demasiado largos? Ese es un buen ejemplo de situación en la que necesitas que tu bici plegable sea ligera y muy sencilla de transportar de un lado a otro. En esos momentos no puedes subirte en ella e ir sobre dos ruedas por los pasillos del suburbano. Al menos si no quieres terminar con una buena multa. 

Por eso resulta muy buena idea hacerte con un modelo que te permita mantener una estabilidad y equilibrio en el transporte una vez plegado y con una sola mano. Y, en tal caso, que la sujeción quede demasiado baja puede ser un gran inconveniente. Tenlo en cuenta a la hora de elegirla.

¿En qué fijarte para elegir la bici plegable más pequeña y ligera?

Vale. Ya sabes que tus circunstancias te piden a gritos una bicicleta plegable ultraligera y compacta. Hasta ahí todo claro. Pero para que así sea, ¿en qué características de los modelos debes fijarte? Sigue leyendo y te lo explicamos. 

En sus niveles de pliegue

Si uno de los requisitos fundamentales para tu caso concreto es que la bicicleta quede de tamaño muy reducido una vez plegada, céntrate en los diferentes pliegues que tenga. Es decir, que no solo se reduzcan las dimensiones del cuadro, sino también las de los pedales o el manillar. Así se convertirá realmente en compacta y te cabrá en cualquier rincón. 

En su tamaño plegada

Analiza muy bien la profundidad, el largo y el ancho de la bicicleta tanto sin plegar como una vez plegada. Así podrás saber si te será cómoda de utilizar en tu día a día, si los niveles de plegado son efectivos y, por último, si cabe en el lugar que tenías pensado para guardarla. 

En la rapidez de plegado

Sobre todo en caso de que tengas que plegarla y desplegarla varias veces al día, analiza muy bien el modelo de bici antes de hacerte con ella. De nada te sirve una que pese muy poco y que plegada se quede en la mínima expresión, si luego cada vez que la quieras plegar tardas 5 minutos. Para evitar esta situación, te aconsejamos que veas reviews en internet de cualquier modelo que tengas en mente. De esta manera, sabrás si realmente son sencillas de plegar o no.

En el material del cuadro

Si el material del cuadro no es lo suficientemente ligero, ¿cómo lo será la bicicleta en su conjunto? El acero es de los más utilizados en el sector, pero no es, ni mucho menos, el de menos peso. El titanio y la fibra de carbón son, por su parte, los materiales menos densos y más flexibles, sí, pero su precio hace que sean prácticamente inalcanzables para el común de los mortales. 

¿Hay un término medio? Sí, se llama aluminio. Este material es hasta 3 veces más ligero que el acero y su precio no sube tanto como el de los cuadros elaborados con titanio o la fibra de carbón. Es el punto justo en el que como usuario te resultará mucho más cómodo transportarla, pero sin gastarte lo que harías en una tradicional de competición. 

En el peso total

Aparte del cuadro, también intervienen en el peso el material en el que estén fabricados los pedales, el número de piñones y platos que tenga y las dimensiones de las ruedas. Es decir, si estás buscando una bicicleta plegable muy muy ligera, cuantas menos velocidades y menos tamaño de rueda tenga, mejor. Y si los pedales también están fabricados en aluminio, perfecto. 

¿Cuál es la mejor bicicleta plegable ligera y pequeña para la ciudad?

Has llegado a un punto en el que sabes perfectamente si necesitas o no una bici de pequeñas dimensiones y poco peso y, en tal caso, en qué debes fijarte para que así sea. Fenomenal. Pues ha llegado la hora de hablarte de un modelo que cumple con las características que estás buscando. Y, además, te diremos por qué. ¿Quieres saberlo? Adelante, sigue leyendo. 

Ossby Curve Eco, la bici plegable pequeña y ultraligera que te va a enamorar:

1. Por peso

La media de peso entre las plegables está en unos 12 kg. ¿Sabes cuánto pesa la Ossby Curve Eco? Solo 9,5 kg. Como lo lees. Esto se consigue gracias a un cuadro elaborado en aluminio acompañado de unas ruedas de solo 14” (la trasera) y 12” (la delantera) y solo 3 velocidades. Estas últimas son más que suficientes para pedalear por la ciudad y hacer frente a los desniveles que en ella puedas encontrarte. Además, los pedales fabricados en nylon y aluminio ¡son ultraligeros!

2. Por tamaño

La Ossby Curve Eco es una bici pequeña donde las haya. Es decir, sus ruedas son de muy pocas pulgadas y su estructura ocupa muy poco espacio tanto plegada (93x70x22 cm) como sin plegar (93x120x55 cm). Por otro lado, hay que destacar que muy pocos modelos encontrarás que de ancho midan tan poquito una vez pliegues los pedales. Porque con solo 22 cm, ¡cabe en cualquier lado! 

Sin embargo, su tamaño plegado no es tan pequeño como para resultar incómoda de transportar en el metro o el tren con una sola mano. Así que, además de poder guardarla en cualquier parte, ¡podrás transportarla con comodidad a cualquier lado!

3. Por plegado

Gracias al plegado Easyup, conseguirás reducir el tamaño de la bici a la mitad en tan solo un segundo. Sí, solo en uno. Además, el manillar y los pedales, como ya hemos comentado, también se pliegan. Así que, como ves, no solo se pliega de forma rápida y sencilla, sino que, además, ¡lo hace en varios puntos! Vamos, ¿cómo no iba a coronarse como una de las mejores bicicletas plegables pequeñas del mercado? 

4. Por sus extras

Sus frenos de disco con rotor de 140 mm, sus guardabarros y su sistema de cambio de 3 velocidades, con piñones de 11T, 13T y 15T, son extras que seguro que te encantarán de este modelo. Además, el cuadro viene en 4 preciosos colores diferentes a elegir (azul marino, morado, rojo y turquesa) para que puedas combinarla con tu propio estilo. 

 

Como ves, la Ossby Curve Eco es una bicicleta plegable ligera, compacta y extraordinariamente versátil. Y cuenta con nada menos que… ¡2 años de garantía! ¿Cuánto más vas a esperar para hacerte con ella y disfrutar por fin de tu ciudad?  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo.