La bicicleta plegable con marchas definitiva: descubre por qué

bicicleta-plegable-con-marchas

¿Creías que una bicicleta plegable con marchas debía ser demasiado pesada? Pues en este artículo descubrirás que no es así, sobre todo si lo que buscas es una bici urbana para moverte por la ciudad. Descubre por qué, en este caso, no hacen faltan demasiadas velocidades y… ¡cuál es nuestra favorita!

¿Por qué necesito una bicicleta plegable con cambios?

Hay algunos aspectos que debes tener en cuenta a la hora de determinar si necesitas diferentes cambios en tu bicicleta y, sobre todo, definir cuántos. Analízalos bien para conocer qué tipo necesitas realmente.

Distancia

Examina la distancia que vas a pedalear cada día. ¿Es mayor de 20 o 25 km? Quizá entonces te convenga contar con alguna marcha larga para, en determinadas zonas, poder recorrer más espacio con cada pedaleo.

Sin embargo, si tu trayecto es un poco más corto y relativamente llano, no necesitas 21 velocidades, ni muchísimo menos. De hecho, con menos de 7 te apañarás perfectamente.

Ten en cuenta que cada una de las marchas son piñones extra que hay que añadir y, por lo tanto, más peso. 

Plegado

Entendemos que, si estás buscando una bicicleta plegable (sin valorar ahora el número de marchas), es o bien porque quieres guardarla en un pequeño rincón de tu casa sin que estorbe o bien porque quieres llevarla contigo en el metro o el bus. Para ambas circunstancias necesitas que se pliegue fácilmente. 

En el primero es importante que tenga varios niveles de plegado, es decir, que  no solo se pliegue el cuadro, sino también el manillar o los pedales. En el segundo lo vital es que el pliegue principal sea rápido de llevar a cabo, ya que no te querrás ver intentando plegar tu bici durante 5 minutos antes de entrar al bus.

La bicicleta plegable con marchas definitiva tiene que tener el número justo de cambios para no resultar demasiado pesada. 

Cuestas

Si tienes la seguridad de que necesitas una bicicleta plegable de este tipo es porque en tu trayecto diario hay alguna cuesta, aunque sea pequeña. Aquí debes entrar a valorar cómo de pronunciada y larga es esa (o esas) cuesta, pues cuando mayor sean estos dos valores, quizá más desarrollo vas a necesitar. 

En caso de que sean muchas, muy largas y pronunciadas, quizá incluso te tienes que plantear la posibilidad de hacerte con una bicicleta tradicional, que no sea plegable. Aunque… ¡también hay otra opción! Una bici plegable que tenga marchas ¡y que sea eléctrica! Así podrás ayudarte del motor cada vez que encuentres una cuesta en la que necesites un pelín de ayuda. 

Pero si vas por ciudad es muy raro que te encuentres cuestas interminables, por lo que puede primar un buen plegado y, sobre todo, un menor peso (como veremos en las próximas líneas) a un mayor número de piñones o platos. 

Ligereza

¿Vas a combinar diferentes medios de transporte? Si, por ejemplo, piensas utilizar la bici para llegar a la estación de metro más cercana, lo que debes tener en cuenta, además del plegado sencillo, es que sea ligera.

No obstante, cuantos más desarrollo tenga… ¡más pesará! Por eso siempre hay que encontrar el equilibrio perfecto entre número de marchas y peso en función de tus necesidades.

De hecho, si necesitas una bicicleta eléctrica ten en cuenta que, probablemente, tendrá un peso algo mayor que las que solo tienen cambios.

Ossby Curve Eco: la bicicleta plegable con marchas definitiva

Esta bicicleta plegable de 3 cambios es ligera, tiene un plegado extraordinariamente rápido y, además… ¡tiene versión eléctrica! Por eso creemos que es la bici perfecta si lo que buscas es circular por tu ciudad en tu día a día. 

Sus 3 velocidades te van a permitir subir pequeñas cuestas sin llegar repleto de sudor a cualquier lado. Si a eso le sumamos un peso de apenas 9,5 kg (las bicis plegables con marchas suelen rondar los 13-14 kg), esta te va a resultar muy sencilla de transportar para subirla al bus o al metro. 

Este número de velocidades es perfecto para ir por la ciudad, ya que no aporta excesivo peso pero te permite hacer frente a pequeños desniveles que haya en la urbe. Y, como generalmente las ciudades no están repletas de cuestas por todas partes, ¿para qué incorporar un peso que luego te resulte incómodo al transportarla? 

¡Pero es que ahí no terminan las buenas noticias con esta bicicleta! Es que gracias al plegado Easy up su estructura disminuye su tamaño a la mitad… ¡en solo un segundo! Como lo lees.

Con este modo de plegado rápido tardarás prácticamente nada en tener tu bici lista para llevar en modo trolley por un centro comercial o para meterla en el edificio de tu oficina.

Y si a todo esto le quieres añadir una versión eléctrica porque en tu caso lo consideras necesario… ¡adelante! Con la Ossby Curve Electric tienes la opción de disfrutar de una bici de solo 13,5 kg (la media de peso de las bicis eléctricas ronda los 17 kg) con autonomía de 45 km. 

Así que ahora que conoces la bicicleta plegable con marchas definitiva para hacer tuya la ciudad… ¿a qué esperas para probarla de primera mano? Vuelve a sentir la libertad de recorrer tu ciudad sin límites.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo.