5 consejos útiles para ir en bicicleta de noche

bicicleta-de-noche

Muchos de vosotros tenéis que recorrer la ciudad en bicicleta de noche y seguro que en más de una ocasión habéis sufrido algún que otro percance. Y es que si utilizar un buen juego de luces supone la base para pedalear bajo las estrellas, estos consejos suman cuando se trata de apostar al 100% por tu seguridad.

1. Utiliza luces visibles a un mínimo de 200 metros

En la gran ciudad, las distancias varían de un lugar a otro y los agentes que interactúan pueden sorprenderte en cualquier momento. A fin de prevenir y de avisar correctamente a otros conductores o transeúntes, recomendamos utilizar luces visibles delanteras con un alcance de, al menos, 200 metros.

Utilizar luces de, al menos, 200 metros de alcance supone la perfecta base para pedalear seguro si utilizas tu bici de noche.

2. Utiliza luz roja en la parte trasera

Este es uno de los clásicos a la hora de pedalear cuando ya no disponemos de sol, especialmente cuando se trata de avisar al resto de personas si vienes o si vas. Al igual que sucede con las luces delanteras, es recomendable que la trasera también tenga un alcance de, al menos, 200 metros.

3. No apures la batería

Siempre que hayas terminado tu recorrido, revisa que las baterías de las luces cuenten con una carga apropiada. Esta revisión nos permitirá ser precavidos y pedalear seguros la próxima vez que salgamos con la bicicleta de noche, sabiendo que las luces funcionarán correctamente. De lo contrario, no solo quedarás desprovisto de protección en el peor momento, sino también pondrás en peligro la circulación nocturna. Recuerda que el hecho de que parpadee antes de agotarse puede complicar aún más la correcta interacción con otros coches y viandantes.

Como alternativa, siempre puedes llevar una luz de repuesto (una luz de baja potencia, incluso) y así utilizarla en caso de que la principal se estropee o se quede sin batería en mitad del trayecto. 

4. Elige las luces que necesites

Puede que seas un ciclista experimentado o bien que hayas comenzado hace poco a pedalear por la noche. En cualquier caso, existen luces apropiadas para cada persona en función de sus necesidades. Por ejemplo, las luces frontales pueden hacerte visible frente a otros conductores y personas, pero, además, pueden ayudarte a iluminar tu camino correctamente.

En este caso, la intensidad de la luz dependerá del recorrido, ya que si vas a cruzar por zonas de escasa iluminación, siempre recomendamos utilizar aliadas de una mayor intensidad para poder ver el camino fácilmente.

5. Utiliza un chaleco

La luz en tu bicicleta supone un requisito indispensable. Sin embargo, si buscas potenciar aún más la seguridad, siempre puedes apostar por un chaleco reflectante o, incluso, por los molones chalecos LED que te permiten mostrar al conductor a qué dirección te diriges.

Un wearable único que consolida tu ubicación en todo momento, convirtiendo la experiencia de montar en bici de noche en una aún más segura y disfrutable. Además de, por supuesto, ser el perfecto complemento para tu nueva bici plegable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo.