Ya hace 5 años que la aventura de Ossby comenzó y desde el principio la marca ha trabajado para ir mejorando año a año y poco a poco poder ofrecer una gama más amplia de modelos.

Mario junto a su nueva bici eléctrica Ossby Curve

Mario junto a su ‘nueva’ bicicleta eléctrica en los talleres de Ossby en Madrid

Mario es uno de los tantos clientes a los que siempre estaremos tan agradecidos por haber confiado en nosotros desde nuestros principios, cuando nadie sabía nada de la marca y nuestra bicicletas empezaban a dejarse ver muy poco a poco. Pero además, el caso de Mario es muy especial porque ha ido experimentando el crecimiento de la marca junto a nosotros.

La primera bici Ossby, sin marchas

Hace unos 4 años Mario conoció en la tienda madrileña Casa de bicis nuestro primer modelo, como él mismo describe: “Entré y me encantó el diseño y su color verde”. Aquí comenzó su aventura con Ossby, con nuestro primer modelo que no contaba con marchas y su composición era bastante básica.

Mientras Mario continuaba disfrutando de su Ossby, en la marca decidíamos llevar a cabo una revolución. La bicicleta gustaba en el mercado pero podíamos ofrecer algo mejor. Así fue como después de meses trabajando en los nuevos componentes, Ossby presentó sus nuevas bicicletas, ya esta vez con marchas y muchas otras mejoras.

La segunda bici Ossby, con marchas y nuevos componentes

Fue entonces cuando Mario visitó otra vez Casa de Bicis y pudo conocer y probar el nuevo modelo. Le encantó la idea, ya que en una ciudad como Madrid las marchas le iban a resultar de mucha ayuda.

En Ossby pusimos en marcha “el plan renove” y le ofrecimos a todos los clientes como Mario poder entregar su antigua bicicleta y llevarse a casa la Ossby Curve solo por la diferencia de precio. Así fue como Mario y muchos más comenzaron a disfrutar del nuevo modelo Ossby Curve del que tan orgullosos estábamos en la marca.

La tercera bici Ossby: con marchas y eléctrica

Y continuó pasando el tiempo y en Ossby seguimos buscando mejorar. Así fue como el pasado año 2014 presentamos nuestro modelo eléctrico, otra apuesta complicada de la marca que fue un gran reto para todo el equipo.

Mario, como afortunadamente ocurre con otros propietarios de nuestras bicis, seguía nuestros pasos confiando en que la marca continuaría creciendo. Fue así como visitando nuestra web descubrió el modelo eléctrico y solo pudo pensar una cosa: ¡Lo quiero!

Se puso en contacto con nosotros y en la fábrica le instalamos el kit eléctrico a la bicicleta con la que ya había recorrido tantas veces Madrid y alrededores llevándola siempre en el Cercanías.

Para una marca tan pequeña como nosotros tener clientes como Mario es un verdadero lujo y nos encantó poder entregarle su “nueva” bicicleta eléctrica para que la historia continúe.

Como marca prometemos seguir complicándonos la vida y buscar cada vez mejores soluciones para seguir creciendo junto a todos los que confiáis en nosotros y en nuestro trabajo. Muchas gracias en particular a Mario por permitirnos contar su historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *